NOTICIAS

Reseña de “Hallmarks of Health”, por Guillermo Mariño

El investigador principal del grupo de Autofagia y metabolismo, Guillermo Mariño, comenta el artículo Hallmarks of Health, publicado en la revista Cell por Carlos López Otín y Guido Kroemer

Siguiendo la línea inaugurada en 2013 por el trabajo en el que se definían las señas de identidad o “Hallmarks” del envejecimiento, Carlos López-Otín y Guido Kroemer han dado un paso más en su afán de recopilar, estudiar, procesar y sintetizar conocimiento científico para presentarnos esta vez las señas de identidad de la salud o “Hallmarks of Health”.

Al igual que su predecesor de 2013, este excelente trabajo ha sido publicado en la revista Cell, quizás la más prestigiosa del mundo en el campo de la investigación básica de carácter biomédico.

A pesar de ser un artículo de revisión científica o Review destinado principalmente para investigadores del campo de la biomedicina, su exquisita redacción, así como la fluida manera en la que se nos presentan las 8 señas de identidad (Hallmarks) de la salud, hacen que pueda ser accesible quizás a lectores no tan familiarizados con la a veces áspera literatura científica.

López-Otín y Kroemer no definen estas Hallmarks como indicadores de un buen estado fisiológico, sino como procesos, sistemas o mecanismos activamente implicados en preservar nuestra salud. Por tanto, la actividad o función de una Hallmark está ligada al mantenimiento de estados saludables, mientras que su perturbación lleva al desarrollo de patologías severas. Además, tratamientos farmacológicos o estrategias experimentales capaces de promover o restaurar dicha Hallmark  han de tener un impacto positivo en nuestra salud.

Utilizando estos criterios más que razonables, los autores nos presentan 8 Hallmarks de la salud: La integridad de las barreras de nuestro organismo; el control de las perturbaciones a las que somos sometidos; los procesos de reciclaje de nuestro organismo; la integración de los circuitos que lo forman; las oscilaciones rítmicas de nuestra fisiología; nuestra resiliencia frente a situaciones adversas; la regulación de la capacidad hormética y por último la reparación y regeneración de la que nuestro organismo es capaz.

Inicialmente, López-Otín y Kroemer describen las características más importantes de cada una de estas Hallmarks para ser consideradas como tales, poniendo énfasis en sus relaciones con procesos fundamentales para el mantenimiento de la salud. Más adelante, nos proporcionan una detallado análisis de la implicación de cada una de ellas en diversos contextos esenciales para nuestra biología, con un enfoque tan amplio como el conocimiento actual permite.  

De esta forma, la relevancia de cada Hallmark es discutida tanto a nivel de molécula, como de orgánulo, célula, unidad supracelular, órgano, sistema fisiológico, circuito sistémico o meta-organismo.

Finalmente, este trabajo aborda la manera en la que las Hallmarks se integran en los mencionados estratos de organización biológica, poniendo como ejemplo ciertas enfermedades en las que fallos en el mantenimiento de las Hallmarks de la salud desencadenan patologías a distintos niveles.

Personalmente, he tenido la oportunidad de desarrollar mis estudios de doctorado bajo la supervisión del profesor Carlos López-Otín en Oviedo, así como de realizar  posteriormente una estancia postdoctoral de 5 años de duración en el laboratorio del profesor Kroemer en París. Quizás está circunstancia me permite tener una perspectiva adicional sobre la ingente cantidad de horas de estudio y análisis que con seguridad hay detrás de este trabajo. Conociendo el rigor científico, creatividad y constante dedicación del profesor López-Otín, así como la efervescencia del profesor Kroemer, no me sorprende lo más mínimo la gran calidad de este estudio, que es capaz de sintetizar de forma magistral la información contenida en cientos de trabajos científicos para proporcionarnos las 8 señas de identidad de la salud o “Hallmarks of Health”.

Guillermo Mariño García